Escudo para protegerse de la envidia

Con este ritual se puede impedir que los deseos malintencionados de la gente que a menudo tienen relación con nosotros, afecten nuestra propia armonía y la armonía de nuestro hogar.

En general nuestra vida se ve constantemente afectada por la envidia y por determinadas agresiones de personas que pueden pertenecer a nuestro entorno o ser ajenas a él. Todas estas acciones negativas pueden provocar alteraciones en la vida de nuestro hogar y de nuestra vida personal, sobre todo si nuestras energías se encuentran demasiado débiles.

El principal ingrediente utilizado en este ritual es el azufre, este es uno de los componentes más usados en los rituales.

El azufre es un elemento es muy poderoso, y ya se lo ha usado en los antiguos rituales alquímicos por su capacidad de combinarse con otros elementos.

Este ritual permite crear una gran protección tal como si fuera un escudo, que evita que las maldades y los ataques de los demás afecten nuestra vida y la de nuestra familia.

Luego de llevar a cabo este ritual, nuestra casa y los que habitan en ella quedarán protegidos y a salvo de todas las acciones negativas.

Ingredientes para el primer preparado:

Tres cucharadas de azufre en polvo, que se puede conseguir en cualquier farmacia.
Dos cucharadas de incienso de mirra en polvo.
Dos cucharadas de incienso en polvo, de aroma de pino.
Tres cucharadas de agujas de pino, es preferible que estén verdes.
Una bolsita de color negro (confeccionada a mano)
Un cordón de color negro.

Ingredientes para el segundo preparado:

Cuatro granos de pimienta.
Un puñado de perejil,
Tres hojas verdes de laurel.
Algunas ramitas de madera de cedro
Alcohol fino. (Lo suficiente como para encender la mezcla)
Dos carbones vegetales.
Un plato o un recipiente que resista el calor
Un pequeño hornito o un recipiente similar donde se puedan encender los carbones,
Pinzas. (Para transportar el carbón encendido).

Procedimiento para llevar a cabo este ritual.

Este ritual será llevado a cabo en dos pasos: En el primer paso se mezclarán muy bien en un bol, el azufre, los inciensos y las agujas de pino, una vez que se ha concluido con esta mezcla se colocará la mitad en la bolsita negra, la que se anudará muy bien con el cordón negro. La otra mitad se dejará reservada para usarla al final del ritual. La bolsita se guardará en un lugar de la casa en la que nadie tenga acceso a ella. Puede servir como un amuleto protector, de uso personal.

En el segundo paso, se mezclarán los granos de pimienta, el laurel y el perejil. Luego se colocarán las ramitas de cedro en la base del hornito, y sobre éstas se colocará esta última mezcla. A continuación, se encenderán estos elementos, si es necesario se puede utilizar un poco de alcohol fino, un vez que están encendidas se colocarán sobre ellas el carbón vegetal y se los dejará que se enciendan totalmente.

Cuando los carbones estén al rojo vivo, se los tomará con las pinzas y se los colocará dentro de un recipiente que resista el calor, para luego ubicarlo en el centro de la casa, puede ser en el piso del living. A continuación se abrirán todas las ventanas para que las energías negativas circulen y salgan fuera de la casa.

Luego de dejar el recipiente, el tiempo suficiente como para que la casa se inunde con este aroma, con el resto de la primera mezcla que se había reservado, se rodeará el carbón encendido, mientras se solicita la ayuda necesaria para que todos los seres queridos que viven en la casa estén protegidos de la envidia.

El carbón purificará el hogar y el azufre servirá para eliminar todos los males.

Una vez finalizado el ritual, se recogerán todos los residuos y se los arrojarán en el inodoro o en algún curso de agua. Los resultados se disfrutarán en pocos días.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *