Ritual de protección contra daños y persecuciones

Este ritual es ideal para proteger a la familia y al hogar de todo daño que pueda ser ejercido por las personas o las acciones de éstas. Cabe aclarar, que muchas veces no hay intencionalidad pero, las energías negativas se impregnan en la casa y hace que todo funcione muy mal. Se puede realizar periódicamente para prevenir cualquier influencia perniciosa.

Para la realización de este ritual se debe elegir una noche de Luna Llena.

Materiales necesarios para realizar el ritual.

Una olla.
Agua (suficiente como para cubrir un cuarto de la olla).
Vinagre (en proporción igual al agua).
Hojas de laurel.
Hojas de eucalipto.
Sal gruesa.
Velas blancas. (Dos por cada puerta y ventana).
Un incienso de sándalo.
Ajos.
Una caja con tapa.
Un espejo. (Que entre dentro de la caja).
Cuatro velas amarillas.
Medallas de San Jorge. (Una por cada integrante de la familia, que integran el hogar).
Una cruz de madera.
Agua bendita.

Procedimiento para llevar a cabo este ritual.

Se comenzará por realizar una limpieza de toda la casa, para ello se ha de empezar antes que la Luna salga. Se pondrá la olla con el agua y con el vinagre sobre el fuego, (en porciones iguales) y se deja hasta que comience a hervir. Una vez que llegue a su punto de ebullición se le agregará las hojas de laurel y las hojas de eucalipto. Esto se dejará hirviendo hasta que se reduzca el agua, y el aroma se impregne en la casa, dando tiempo a que se aproxime la hora en que salga la luna.

Cuando la Luna comience a iluminar, se arrojará el contenido de la olla, lo que haya quedado de agua junto con las hojas, fuera de la casa. A continuación, se ha de colocar sal gruesa, en forma de cruz, en todas las entradas de la casa y se encenderán las dos velas blancas por cada puerta y ventana, (es importante que no se apaguen, se pueden colocar en el rincón de la puerta, y en el caso de las ventanas, se pueden poner dentro de un recipiente metálico para protegerlas de la corriente de aire).

Luego se encenderá el sahumerio y se recorrerá la casa, primero por dentro y luego por fuera, mientras se realiza el recorrido se rezará lo siguiente: “San Jorge, celestial y protector, libérame del enemigo, has que el mal se aleje de mi territorio, de mi vivienda y de mi familia”

Terminada la oración, se seguirá el recorrido hasta terminarlo, a la vez que se persignarán varias veces, con la señal de la Santa Cruz.

Una vez que se regreso al punto de partida, se colocará dentro de la caja el espejo, que será rodeado por los ajos, la cruz de madera y las medallas de San Jorge. Esta caja se ubicará destapada fuera de la casa, de modo tal que la luna se refleje en el espejo. A continuación, se encenderán las cuatro velas amarillas, que serán colocadas una por cada rincón de la caja, por el lado de afuera de ésta.

Luego se recitará lo siguiente: “Que la Luna, con su potente luz, ilumine mi camino y me permita ver la salida. Que San Jorge me brinde su protección, hoy y siempre. Amén.”

Para culminar, con el agua bendita se rociará la caja. Todos los desechos de velas, junto con la sal, que será barrida y recogida, se pondrán dentro de la caja, de la que previamente se extraerán las medallas y la cruz. Luego la caja se tapará y se enterrará en el jardín de la casa (si no hay jardín se enterrará en un lugar donde haya verde).

Las medallas serán entregadas a cada integrante de la familia, que habita el hogar y la cruz se colocará en la puerta de entrada. Las medallas servirán de protección personal y la cruz protegerá la casa de las vibraciones negativas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *