Ritual para curar problemas de piel

Este ritual servirá para mejorar cualquier problema de piel, o para ayudar a que el tratamiento médico al que se esta sometiendo, dé resultados positivos.

Para ayudar a la persona con este tipo de problemas, se necesita una prenda que haya estado en contacto recientemente con la zona afectada y que no haya sido lavada.

Elementos necesarios.

Siete sahumerios, aroma a sándalo.
Una tiza blanca.
Un velón siete días, de San Roque.
Una imagen de San Roque (puede ser una estampita o una imagen de este santo.)
Un vaso de vidrio con agua bendecida.
Una vasija de cerámica.
500 gramos de semillas de girasol tostadas.
Aceite de Dendé.
Siete sahumerios en cono, abre caminos.
Catorce velas verde y marrón, de San Roque.
Una caja de madera o de cartón, con tapa.
Una vela blanca.

Procedimiento para realizar el ritual.

Antes de comenzar el ritual se encenderán los siete sahumerios con los que se recorrerá el lugar donde se llevará a cabo el ritual, comenzando desde la puerta de entrada, hacia el interior y terminando nuevamente en la puerta de entrada. Una vez que el aroma haya impregnado todo el lugar, se los distribuirá por la habitación y se los dejará encendido hasta que se apaguen solos. Es necesario elegir un lugar al que no tengan acceso otras personas de la casa, considerando además, que este ritual ha de durar siete días.

Una vez elegido el lugar, si éste es amplio, se dibujará un círculo, lo más grande posible, en el piso, si no se cuenta con este espacio se puede realizar el círculo en una mesa o en una madera. Dentro del círculo se colocará la imagen de San Roque, junto con el velón siete días de San Roque y el vaso con el agua bendita.

A continuación, se colocará la prenda dentro de la vasija de cerámica, que ocupará el lugar central del circulo, sobre ella se distribuirán las semillas de girasol, y se las rociará con siete gotas de aceite y se la salpicará con el agua bendita, mientras se invoca al Santo de su devocion. Luego se encenderán alrededor de la vasija los siete conos, abre caminos. Estos se comenzarán a encender en sentido contrario a las agujas del reloj.

Una vez que todos los conos estén encendidos, se colocarán dos velas verde y marrón de San Roque, una a la izquierda y otra a la derecha de la vasija, las que se encenderán, primero la de la derecha y luego la de la izquierda. Estas velas se dejarán hasta que se consuman. Cada una de las siete noches siguientes y a la misma hora que se comenzó el ritual, se encenderán las dos velas de San Roque del mismo modo que se hizo con las dos primeras, hasta completar las catorce velas.

Una vez que hayan transcurridos los siete días, se procederá a cortar la prenda en la mayor cantidad de partes posibles, con un cuchillo ritual, y se la colocará junto con todos los residuos de vela y de sahumerio, y las semillas de girasol, dentro de la caja elegida. Una vez que está todo dentro de la caja, se rociarán todos los residuos con el resto del agua bendita y se la dejará tapada en el lugar en el que se ha llevado a cabo el ritual, hasta la noche siguiente.

En la octava noche, se llevará la caja a un lugar del patio donde haya verde, (si no se cuenta con un patio, se puede colocar en el balcón o patio interno, en lo posible rodeado de macetas con flores). Luego de ubicar la caja destapada, se le colocará cerca, la imagen de San Roque y se le encenderá una vela Blanca.

Una vez que la vela se haya consumido, se meterán sus restos dentro de la caja y se la llevará a un lugar alejado, puede depositarse en un lugar arbolado o con flores.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *