Ritual para descubrir una enfermedad

Este ritual se puede realizar cuando los médicos no son capaces de encontrar el origen o la causa de una enfermedad y persona se ve cada vez más desmejorada, con numerosos signos negativos como no poder dormir, no alimentarse, sufrir cambios muy marcados de carácter, etc.

Este ritual se realizará con una prenda cualquiera de la persona que está enferma, es indispensable que esté sin lavar y que haya sido usada recientemente.

Elementos necesarios.

Dos velas de San Jorge.
Dos velas de San Cayetano.
Dos velas de San Roque.
Dos velas de San Pantaleón.
Dos velas de Santa Bárbara.
Dos velas de Inmaculada Concepción.
Dos velas de Sagrado Corazón.
Un poco de pólvora negra.
Una vela blanca.
Siete velas rojas.
Una vela verde.
Carbones vegetales.
Hierbas aromáticas: romero, ruda, retama, mirra y sándalo.
Miel.
Una bandeja grande de metal.
Siete varas de membrillo.

Procedimiento.

Antes de comenzar el ritual se encenderá la vela blanca de protección, que está dirigida al santo de devocion. (Puede ser un santo, un guía, una entidad, Dios, etc.), a continuación se procederá a encender la vela blanca-roja de de San Jorge, la vela roja de San Cayetano, la vela verde y marrón de San Roque, la vela blanca y verde de San Pantaleón, la roja y blanca de Santa Bárbara, la vela amarilla de La Inmaculada Concepción, y la vela blanca de Sagrado Corazón de Jesús.

Luego se encenderán los carbones, y una vez que estén bien encendidos se les colocará encima las hierbas y se comenzará a realizar la defumación del lugar, recorriendo el ambiente de modo tal, que todo quede impregnado del humo de las hierbas, esto servirá para eliminar las negatividades.

Luego se colocará la prenda de la persona enferma sobre una bandeja grande de metal. Alrededor de la prenda, y sobre la bandeja, se realizarán con una tiza blanca siete cruces, sobre las cuales se colocará pólvora negra. Estas cruces se deben encender en sentido contrario a las agujas del reloj, con fósforos de madera, uno por cada una de las cruces. Mientras se enciende la pólvora, es importante visualizar a la persona que está enferma.

Luego se pasará siete veces, por encima de la prenda las varas de membrillo, para luego dejarlas al lado de la prenda. A continuación, se irán encendiendo de a una, las otras siete velas y se pasarán sobre la prenda de la siguiente manera: primero la de San Cayetano, en segundo lugar, la vela de San Jorge, tercero la vela de Santa Bárbara, cuarto la vela de San Pantaleón, quinto la de San Roque, en sexto lugar la vela de la Inmaculada Concepción y en último lugar la vela del Sagrado Corazón de Jesús.

A medida que se pasan las velas por toda la prenda se pedirá por la salud de la persona, pronunciando el nombre completo de ésta. Cada vez que se termina de pasar cada vela se la apagará con la punta de los dedos humedecidos y se la romperá sobre la prenda.

Una vez que se haya terminado con todas las velas se romperán las varas de membrillo y se las colocará también, sobre la prenda. Luego se procederá a despedazarla por completo (con un cuchillo ritual), para luego cubrirla con miel.

A continuación, se debe juntar todo dentro de una bolsa de plástico que se atará con un nudo bien fuerte. Finalmente se encenderán las siete velas rojas que se deben dejar gotear sobre la bolsa, para luego colocarlas cerca de las velas que se encendieron al comienzo del ritual. La bolsa se debe dejar velando hasta que todas las velas se consuman por lo menos, hasta la mitad.

Para terminar con el ritual se apagarán todas las velas con agua y se llevan todos los elementos a un lugar donde haya verde. En ese lugar se enciende la vela de color verde y se la deja hasta que se consuma.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *