Ritual para deshacerse de la mala suerte

Este ritual es ideal para eliminar las vibraciones negativas y deshacerse de las energías o entidades melificas que habitan en nuestro hogar, sobre todo cuando se siente que la mala suerte comienza a apoderarse de nuestra vida, y no podemos encontrar la salida.

Es importante tener en cuenta que este ritual ayudará a eliminar las energías negativas que han entrado a nuestro hogar, pero la actitud positiva personal, será fundamental para enfrentar todos los obstáculos, superarlos y lograr el éxito.

El día ideal para llevarlo a cabo es el día viernes a la mañana bien temprano, y para ponerlo en práctica se necesita:

Incienso en grano.
Benjuí en polvo.
Laurel seco triturado.
Mirra en polvo o en grano.
Cebolla deshidratada.
Carbones vegetales.
Una vasija con mango apta para encender los carbones.
Un ramo hecho con flores, o bien con ramitas de ruda, de romero y de laurel, atado con una cinta de color verde.
Una porción de agua marina.
Una taza de agua corriente.
Inciensos del aroma preferido.

Realización del ritual:

En primer lugar se comenzarán a mezclar todos los polvos con los granos, a continuación, se deben encender los carbones dentro de la vasija. Una vez que los carbones estén totalmente rojos se les irá incorporando de a poco la mezcla que se realizó anteriormente, mientras se mueve el recipiente de tal manera que el humo comience a impregnarse en todo el ambiente. Luego se comenzará a caminar hacia la izquierda para esparcir el humo por todos los ambientes de la casa.

Una vez que el humo se ha dispersado por toda la casa, se colocará el recipiente en un lugar seguro para que termine de consumirse.

Luego con el ramo atado, se empezará a barrer todas las paredes, como si este fuera un plumero. Esto se debe realizar de manera lenta, para que todos los sectores de la pared sean cubiertos en su totalidad.

Mientras se realiza el barrido, se comienza a decir a media voz una oración dirigida a la entidad en la que más se confíe. Es necesario que esta oración, que puede ser de creación propia, sea simple y muy concreta, solo es necesario que se realice de manera positiva y confiando plenamente en todo lo que se esté enunciando.

A continuación, se puede leer la siguiente oración que está dedicada a San Miguel Arcángel, quien es un muy buen ayudante de los exorcismos.

“Oh! San Miguel Arcángel, te pide que me defiendas en esta lucha y me ampares contra todas las maldades y engaños del demonio. Que Dios ilumine cada rincón de este hogar, y que sean echados afuera todos los espíritus malignos, para que las buenas energías y la buena suerte se apoderen del lugar. Amén.”

A medida que se recita esta oración de manera pausada, se comenzará a barrer todos los muebles, las puertas, las ventanas y los rincones.

Una vez que se hayan limpiado muy bien todos los ambientes de la casa, se abrirán todas las puertas y las ventanas para que el humo comience a salir y con él se vayan todas las energías residuales negativas que se han barrido.

Una vez que el lugar ha quedado totalmente ventilado se colocará la sal marina en el recipiente con agua y a continuación se salpicará con este preparado todo el lugar, deteniéndose principalmente, en los rincones. Este procedimiento se ha de realizar mojando la punta de los dedos en el agua y luego sacudiéndolos.

Luego de haber impregnado todos los lugares, se debe tirar el agua restante, en un curso de agua. Puede ser en una pileta, dejando correr el agua por algunos minutos.

Para terminar, encienda los sahumerios en cada entrada y salida de la casa.

Los lugares de la casa se cargan de diversas energías producto de la interacción de las personas que habitan, o las que ingresan a ella, por eso es conveniente que esta limpieza se realice cada tanto, para mantener el hogar limpio de las diversas energías que suelen sobrecargar el lugar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *