Ritual para destrabar el camino y adquirir dinero

Este ritual ha de favorecer a todas las personas que tienen muy cerca la posibilidad de alcanzar el bienestar económico pero que por distintas circunstancia o interferencias no pueden llegar a concretar el éxito ni las metas que se les proporciones el dinero merecido.

Materiales necesarios:

Una vela celeste o rosa.
Una hoja de papel madera.
Una vela blanca.
Una estampita de un santo de devoción.
Un recipiente con manija. (Será utilizado para encender el carbón.).
Carbón vegetal o de autoencendido.
Polvos rituales como mirra, cáscaras de naranja, incienso, benjuí, olivo, eucalipto, lavanda, menta, romero y de cebolla.
Azúcar molida.
Pétalos de rosa.
Una llave.
Monedas de cualquier valor.
Siete velas, una negra, una verde, una roja, una anaranjada, una blanca, una celeste, una marrón.
Una bolsita y una cinta roja.

Procedimiento:

Para realizar este ritual es necesario buscar un lugar tranquilo de la casa, donde se pueda armar un altar no muy pequeño.

A continuación, se debe encender el carbón en el recipiente elegido, una vez que esté encendido, se le agregará de a poco las distintas hierbas y polvos seleccionados con anterioridad.

Luego se recorrerá toda la casa con el recipiente, defumando todos los lugares que son recorridos.

Es importante comenzar por el lado izquierdo de la puerta de entrada de la casa, dirigiéndose hasta el fondo de la misma. Luego se retomará nuevamente junto a la puerta de entrada, y en este lugar se dejará el recipiente para que todo el carbón y las hierbas se consuman sin apagarlas.

En el centro del altar se colocará una vela blanca junto a ésta, la estampita del santo elegido. Esta es la vela que se encenderá en primer lugar, ya que ha de servir de amparo.

A continuación, se colocará una vela celeste o rosa, (según el sexo de quien realice el ritual.), alrededor de la cual se colocará un poco de azúcar molida. Seguidamente, en el papel madera se escribirá el deseo de destrabar el camino que conduce a la fortuna: “que este ritual me sirva para destrabar el camino de la fortuna y que llegue a mis manos el dinero que me merezco”.

Este papel se debe doblar en cuatro partes iguales y se lo colocará en el centro del altar.

Una vez que todo esté dispuesto se procederá a rezar una oración al santo, para que éste brinde toda su protección a lo largo del ritual y que ayude a eliminar todas las energías negativas que circulan alrededor.

Luego se debe ubicar en el altar, de forma circular, las siete velas. Para lograr avanzar en el camino de la fortuna, las velas se colocarán en sentido de las agujas de reloj y en el siguiente orden: la vela negra, la verde, la roja, la anaranjada, la blanca, la v celeste y por último la vela marrón. Se colocarán también pétalos de rosas, una llave y monedas de cualquier valor.

Con el azúcar restante y con las cenizas se debe realizar un camino que irá desde cada una de las siete velas hacia la vela blanca que se había colocado en un principio.

Luego concentrándose muy bien en sí mismo, se deberá comenzar a encender primero la vela negra que será la que contribuya a cortar con todas las energías negativas que pudieran aparecer en el camino, pidiendo además, que se aleje todo aquello que está impidiendo el acceso a la fortuna.

Seguidamente se encenderá la vela verde, la roja, la anaranjada, la blanca, la celeste y por último la vela marrón. Para finalizar se pedirá por la buena fortuna, para disfrutar de ella, para que permanezca al lado y no se aleje jamás.

Una vez que todas las velas se hayan consumido, se pondrán los pétalos, la llave y las monedas en una bolsita que se atará con una cinta roja y se llevará a modo de amuleto de la suerte lejos de la mirada de los curiosos.

El resto de las velas y de la defumación se colocará en una bolsa de plástico que será depositada en una esquina comercial.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *