Ritual para enriquecerse

Para obtener mucho dinero es indispensable adoptar una actitud positiva. Es indispensable que para recibir hay que dar. La excesiva ambición, la falta de fe, la envidia desmedida y las quejas constantes, son algunas de las tantas barreras que impiden el libre curso del dinero, y por lo tanto son las cosas que impiden que éste llegue a nuestras manos.

La única manera de despejar el camino que conduce a la abundancia, es haciendo circular el poco o mucho dinero que llega a nuestras manos.

Para realizar este ritual que ayudará a que el dinero fluya naturalmente y se lo pueda aprovechar se necesitará:

Un billete de cualquier valor, siempre que sea de circulación vigente.
Un sahumerio.
Dos velas de color amarillo.
Una cucharada de aceite de girasol.
Una gota de esencia de vainilla.
Una pizca de pimienta.
Un plato.
Una hoja de color verde sin renglones.
Una lapicera de color negro.

Procedimiento:

Antes de comenzar este ritual es necesario dedicarle unos minutos a la meditación o a la reflexión, para lograr una plena concentración, sacando de la mente cualquier otra necesidad que no sea la de dejar fluir el dinero.

Una vez que se ha logrado la concentración absoluta, se encenderá el sahumerio y se recorrerá la habitación donde se realizará en ritual. Este recorrido se realizará en forma circular en sentido contrario a las agujas del reloj, para que toda la habitación quede impregnada por todo el aroma del sahumerio. Una vez que se consumió todo el sahumerio se procederá a ventilarla abriendo las ventanas.

Luego de haber limpiado toda la habitación, se cerrarán las ventanas y seguidamente se deberá tomar el billete con las dos manos, a la vez que será necesario concentrarse en el propósito, poniendo mucha fe en lo que se está haciendo.

A continuación, se tomará un recipiente en el que se colocará el aceite de girasol, unas gotas de esencia de vainilla y una pequeña pizca de pimienta. Con esta mezcla se procederá a untar las velas, lo que se hará con la mano izquierda siguiendo una dirección ascendente, desde la base hacia la mecha, de tal manera que quede muy bien cubierta toda la superficie.

Una vez finalizada la consagración de las velas, se las colocará sobre el plato una al lado de la otra. Debajo del plato se colocará el billete elegido con antelación. Luego se cortará el papel verde del tamaño aproximado de un billete, en él se escribirá el nombre completo de la persona que esta realizando el ritual, con la lapicera de color negro. Después se lo doblará en cuatro partes iguales y se lo colocará debajo del plato, junto al billete.

Luego se procederá a encender las velas y se dejará que se consuman, mientras estas arden se debe realizar el siguiente pedido:

“Invoco el gran poder de las velas ungidas, para que me brinden las energías positivas necesarias para lograr la abundancia y la prosperidad. Las llamas sagradas representadas en estos cirios serán las que iluminen mi economía permitiendo que el dinero brille en mis manos”

Una vez que se ha terminado el pedido, se dejará que las velas se consuman totalmente. Luego se juntarán los residuos de las velas, y se los arrojará en un lugar donde al menos haya dos comercios. El papel que se ha escrito, debe ser quemado y sus cenizas desparramadas al aire libre.

Por último se debe tomar el billete y se lo entregará a una persona que lo necesite. Cuando se realice este acto se deberá repetir mentalmente:

“Todo fluye, todo va y todo viene, todo tiene el poder de avanzar y de retroceder, todo el dinero que llegue se va y todo el dinero que se va, regresa. Seré capaz de cosechar todo lo que he sembrado, dando siempre recibiré. Así sea.”

Este ritual puede realizarse tantas veces como se desee pero, es imprescindible que se lo realice con la suficiente concentración y fe.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *