Ritual para pedir por la salud de una mujer embarazada

Este ritual sirve para solicitar ayuda para una mujer embaraza, para que durante su período de gestación no tenga ningún problema de salud y no corra ningún tipo de riesgos, y para que tenga un muy buen trabajo de parto.

En este ritual se le pedirá a la Inmaculada Concepción para que interceda por la mujer embarazada y le brinde toda su protección para llevar adelante un buen embarazo y un buen alumbramiento.

Materiales necesarios para el ritual:

Una imagen de la Inmaculada Concepción.
Un velón siete días para su guía.
Ocho velas amarillas.
Nueve velas de color blanco.
Un velón siete días amarillo.
Una foto de la mujer embarazada, motivo del ritual.
Una bandeja o un plato.
Un puñado de maíz amarillo, partido.
Un papel de color amarillo.
Una hoja de papel sin líneas, de color blanco.
Una hoja de papel sin líneas, de color amarillo.
Una lapicera de color verde y una de color amarilla.
Un poco de miel.

Procedimiento:

Antes de comenzar el ritual se debe preparar con el maíz partido, la mazamorra. Para realizar la mazamorra se debe poner una olla con agua en la que se pondrá a hervir el maíz amarillo, se lo dejará hervir hasta que esté bien blando, luego se debe escurrir muy bien y se dejará enfriar. Se lo puede preparar el día anterior a la realización del ritual. Luego, con el papel amarillo se forrará la bandeja o plato que se usará en el ritual.

Para comenzar con el ritual, se escogerá un lugar tranquilo en el cual se preparará una mesa que debe ser cubierta con un mantel blanco. Es importante que se elija una noche de Luna Llena, para que su luz y su poder ilumine, y le de fuerza al pedido.

Luego, sobre la mesa se colocará la imagen de la Inmaculada, al lado de la cual se colocará la foto. Enfrente del retrato se ubicará el velón blanco de siete días y frente a la imagen de la virgen el velón amarillo de siete días.

Sobre la bandeja o plato forrado se debe colocar la mazamorra fría. Seguidamente se escribirá en el papel en blanco y con la lapicera amarilla, el nombre completo de la mujer embarazada y debajo se escribirá el pedido. Luego, se doblará el papel en forma de triángulo y se lo colocará sobre la mazamorra. A continuación, y mientras se visualiza a la persona se pedirá en voz alta a la Santa por un buen desarrollo del embarazo y para que proteja a la madre y a la criatura, paso seguido se rociará el papel con la miel.

Alrededor del plato, se ubicarán las ocho velas de color amarillo, éstas se encenderán siguiendo el círculo de izquierda a derecha. Una vez que se hayan encendido todas, se las dejará velando hasta que se consuman totalmente.

Luego, que los velones se hayan consumido, se recogerán todos los restos de velas y se los entregará a orillas de un río, o de cualquier caudal de agua.

Los restos de la mazamorra, junto con el papel deben ser enterrados en un lugar donde haya mucho verde. La imagen con la foto se la ubicará en un pequeño altar que se construirá en un rincón de la casa, éste debe estar ubicado en un lugar lo más privado posible. Todos los meses, en los que transcurre el embarazo, se le prenderá a la virgen y a la foto, una vela de color blanco, para reafirmar el pedido.

Una vez que hayan transcurridos los nueve meses de embarazo, se volverá a repetir el ritual. El procedimiento será el mismo, y siempre una noche de Luna Llena, pero esta vez será para agradecer a la Inmaculada Concepción por los favores recibidos. Este agradecimiento, junto con el nombre completo, se debe escribir esta vez, en el papel amarillo con la lapicera verde.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *