Ritual para rechazar la mala suerte

En todos los lugares que nos desenvolvemos existen personas o acciones que los otros hacen, de modo consciente o inconsciente, que nos impregnan de las energías negativas que tanto mal hacen y que impiden que la buena suerte se acerque a nosotros.

Este ritual es ideal para atraer a la buena suerte y lograr todo lo que se desee con gran éxito.

Elementos necesarios para realizar el ritual:

Una olla pequeña.
Un puñado de hojas de eucalipto.
Media cucharada de ajenjo.
Una cucharada de lavanda.
Una cucharada de peperina.
Tres sahumerios de aroma a lavanda.
Tres velas blancas.
Sal gruesa.
Dos tazas de vinagre.
Una cuchara de madera.

Procedimiento para llevar a cabo este ritual:

Antes de comenzar, es conveniente realizar una limpieza profunda del lugar que se habita, y en el cual se llevará a cabo el ritual. Para ello se puede comenzar pasando un trapo embebido en una solución compuesta por un litro de agua y dos tazas de vinagre. Es importante que esta limpieza se haga siempre desde adentro hacia las puertas de salida.

Luego, es necesario dejar ventilar la casa por lo menos por una hora antes de empezar el ritual.

Una vez que ya se haya ventilado, se realizarán con la sal gruesa tres cruces en el lado de afuera de cada puerta o acceso a la casa, para protegerla durante el tiempo que se realiza el ritual.

Una vez que la casa haya sido limpiada y protegida, se procederá a realizar el ritual, para lo cual se debe tener a mano todos los elementos necesarios.

El ritual se debe realizar en la cocina, donde se colocará sobre una mesa un mantel descartable de color verde.

Mientras se coloca la olla con agua al fuego para que comience a hervir, se procederá a encender los sahumerios, los que se colocarán sobre la mesa en forma de triángulo. Luego se encenderán las velas blancas que se ubicarán también sobre la mesa, pero esta vez, formando un triángulo invertido en relación a los sahumerios, de tal modo que quede formado un dibujo similar al de una estrella.

A continuación se dirá en voz alta: “Que el fuego consuma todas las ondas negativas que puedan estar rondando mi casa y mi vida”.

Luego, cuando el agua de la olla ya haya hervido, se irá colocando de uno por vez, el puñado de eucalipto, el ajenjo, la cucharada de lavada y la peperina. Es importante que el agua permanezca en ebullición de modo constante.

Mientras se revuelve cada tanto con una cuchara de madera, se repetirá lo siguiente: “Hierbas, vapores y aromas, llévense al cielo todo lo mano y eliminen todo lo negativo que está a mi alrededor, penetren en todos los rincones y limpien totalmente la casa, así como también limpien, a través de mis poros, todas las energías negativas que se me han acumulado”.

Luego, se dejará que el agua hierva durante cinco minutos. Después, es necesario que repose hasta que se enfríe y una vez que esté fría, se procederá a colar el líquido con un filtro de papel.

Al líquido obtenido se le agregará unas gotas de vinagre y se lo colocará en un perfumero.

Una vez que las velas y los sahumerios se hayan consumido, se recogerán junto con las hierbas (ya hervidas) y el papel de filtro, y se las envolverá con el mantel descartable. Todos estos elementos juntos se prenderán fuego en un lugar seguro. La sal que se colocó en las salidas, tiene que ser barrida y juntada para arrojarla en un lugar deshabitado.

El perfumero será utilizado para rociar, cuando nadie lo vea, todos los ambientes donde se crea que existen vibraciones negativas que impiden la entrada de la buena suerte. Pueden rociar el lugar de trabajo, el escritorio, el negocio, etc.

En necesario llevarlo siempre encima para que cada vez que llegan a su hogar se rocíen con este liquido, la suela de los zapatos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *