Ritual para recuperar el trabajo perdido

Este ritual es ideal para recuperar el trabajo que se ha perdido y así lograr salir de la miseria o de aquella situación difícil por la que está atravesando. Este ritual se puede realizar en la semana del primero al siete de agosto.

El primer día de agosto corresponde a una festividad, es el día la Madre Tierra, la Pacha Mama, venerada en toda Sudamérica para obtener prosperidad y fertilidad, y el día siete de agosto se realiza la fiesta en la que se venera al patrono del pan y del trabajo, y será quien nos hará cumplir todos los deseos de prosperidad.

Materiales necesarios para llevar a cabo el ritual.

Siete monedas doradas.
Siete monedas plateadas.
Óleo perfumado.
Siete velas de color blanco.
Tres velas, una vela de color verde, una vela de color blanca y una vela de color amarilla.
Una estampita o una estatuilla de San Cayetano.
Siete espigas de trigo.
Sal gruesa.
Agua.
Vinagre.

Procedimiento para llevar a cabo el ritual.

Antes de comenzar el ritual, es necesario bendecir las monedas. Esto se realizará untándolas con óleo perfumado y dejándolas toda la noche anterior al ritual, a la luz de la luna, rodeada por siete velas de color blanco. Al día siguiente y hasta esperar la noche del ritual, se deben guardar las monedas en una bolsita de color verde en lugar seguro, ya que nadie puede estar en contacto con las monedas. Los restos de las velas blancas deben ser recogidas y tiradas en lo posible, en un curso de agua.

Como el ritual se ha llevar a cabo en el piso del jardín, del patio o del balcón, es importante que éste este bien limpio, para ello se le pasará un trapo con una solución preparada con una porción de vinagre por tres porciones de agua.

Al comenzar la noche en que se llevará a cabo el ritual, se colocará sobre el piso las tres velas, estas se dispondrán en forma de triángulo de la siguiente manera, la verde arriba, la vela blanca a la izquierda y la vela amarilla a la derecha. En el centro del triángulo se colocará la estampita o la estatuilla de San Cayetano. Alrededor de ésta se colocarán las espigas de trigo.

Después se encenderán las velas, comenzando por la blanca, luego la vela amarilla y por último la vela verde. Luego de encender las velas en el orden indicado, se recitar la siguiente oración: “Amado San Cayetano, aleja de mí y de mi hogar toda la miseria y deja que entre el trabajo a mi vida”.

A continuación se colocarán las monedas plateadas en un ángulo externo del triángulo que se había formado con las velas, y a continuación se recitará: “Que este escudo de plata me proteja, y aleje de mí, la pobreza”

Seguidamente se colocará las monedas doradas arriba de las plateadas, y se pedirá a San Cayetano: “Que le oro y la plata me iluminen y me amparen de la pobreza.”

Una vez terminado el ritual se le arrojará sal gruesa sobre los velas para apagarlas. Luego se juntarán todos los restos de vela y la sal, y se colocarán dentro de una caja de madera, la cual se guardará en un lugar oculto de la casa hasta el próximo 7 de agosto. En esta fecha se procederá a enterrar la caja en un lugar donde haya mucho espacio y sol. En cuanto a la estampita o estatuilla utilizada en el ritual, se colocará en la entrada de la casa a manera de protección, junto con siete espigas de trigo, éstas simbolizan la abundancia. Las monedas se colocarán nuevamente, en la bolsita verde y se la podrá usar como amuleto, sobre todo cuando se concurre a una entrevista de trabajo.

Este ritual se puede realizar todos los años, siempre en la misma semana, aún cuando la prosperidad haya llegado al hogar, porque no es solo para pedir sino, también para agradecerle a San Cayetano por los favores recibidos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *